QUERIDO LECTOR, TODOS LOS PERSONAJES QUE AQUÍ APARECEN SON FICTICIOS; LÉASE SALIDOS DE LA MENTE. CUALQUIER PARECIDO CON LA REALIDAD ES MERA COINCIDENCIA

lunes, 9 de mayo de 2011

La dama y mi ombligo

Otoño de mi gloria,
pesadumbre del tiempo.
Caminar sin historia
me hace creer y pienso.

Que le miento la vida,
al payaso, al testigo,
a esa dama bandida,
que me lleva mi ombligo.

Yo le cuento las tardes,
que a pesar del ombligo,
vuelvan aquí, cobardes,
no conservo ni abrigo.

La muchedumbre parece,
rezarle a la madrecita,
pero le canta las trece
a la señora bendita.

1 comentario:

Un tal Patricio dijo...

Por algo se empieza. En fin.