QUERIDO LECTOR, TODOS LOS PERSONAJES QUE AQUÍ APARECEN SON FICTICIOS; LÉASE SALIDOS DE LA MENTE. CUALQUIER PARECIDO CON LA REALIDAD ES MERA COINCIDENCIA

jueves, 27 de enero de 2011

Nunca menos. Canción homenaje a Néstor Kirchner realizada por el Centro Cultural Oesterheld

Lágrimas que riegan, todo el suelo en primavera
de tu mañana azul, que llora y ríe
nombre que se talla, para siempre en la madera
de los que sin estar, están y viven.

Voces que te nombran, y se aferran al color
de esa insolencia alegre, que inventaste
ríos muchedumbres, de un subsuelo que volvió
para quedarse acá, para quedarse.

¿Será verdad, que te fuiste con la Historia
o será que aún, no despertamos
y que con una antorcha nueva, en cada mano
vas a volver, cubriéndonos de gloria?

Nada más al sur, de esa indómita armadura
hecha de ayeres, blindada de ausencias
mágica de amores, y de sueños que perduran
sin arrumbarse, en ninguna puerta.

Todas esas risas, que viniste a restaurar
desde un recóndito, rincón dormido
hoy cubren las paredes, que no pueden derrumbar
los que sin luz ni sol, están perdidos.

¿Será verdad, que te fuiste con la Historia
o será que aún, no despertamos
y que con una antorcha nueva, en cada mano
vas a volver, cubriéndonos de gloria?

Y esos mil jirones, que dejaste en el camino
serán retazos sí, de una bandera
marcas imborrables, en el cuerpo
que elegimos, llevar hasta el final.

Y nunca menos.
Nunca menos, que ese fuego en la mirada
que las voces acalladas, retomando la canción.
Nunca menos, que tu nombre en las banderas
que tu plaza siempre llena, de esperanza y de pasión.

Nunca menos, que pañuelos en tu casa.
Nunca menos, que justicia sin perdón.
Nunca menos, que el paisaje repetido
de este Sur tan aguerrido, y diciendo al fin que no.
Nunca menos, que esas risas desdentadas
aguantando la parada, que supieron conquistar.
Nunca menos, que un enjambre de morochos
arruinándoles la foto, a los que no vuelven más.
Nunca menos, que los pibes en el centro.
Nunca menos, que vivir con dignidad.
Nunca menos, que la Patria que soñamos.
Nunca menos. Ni un paso atrás.

1 comentario:

Un tal Patricio dijo...

Cuando moriste lo primero que pensé fueron tres palabras de tristeza y de resignación ante la realidad: "pero seguirá vivo"

No me equivoqué. Tres meses. Cuando la cante y la baile, quiero que lo hagas conmigo, a mi lado. (vale la redundancia)