QUERIDO LECTOR, TODOS LOS PERSONAJES QUE AQUÍ APARECEN SON FICTICIOS; LÉASE SALIDOS DE LA MENTE. CUALQUIER PARECIDO CON LA REALIDAD ES MERA COINCIDENCIA

lunes, 29 de junio de 2009

Fragmentos II

"Esta mano, sin medir oposición en contrario, fue directa a la muñeca para sujetar al cuerpo de Lucas e inmovilizarlo.
- ¡Hey! ¿Qué hacés flaco? ¿Qué carajo te pasa? - atinó a gritar Lucas mirando a su adversario
- Tranquilo. Tranquilo. Estuve viéndote qué vas de acá para allá. No se me ocurrió mejor forma de llamarte la atención. - se justificó Jonathan
- Podrías haberme dicho ‘hola’ o mirado fijamente con una sonrisa. No tenías que ser tan brusco. - mintió Lucas, porque lo que menos le llamaría la atención sería un chico con mirada hacia él sonriéndole.
Esas cosas románticas las hacía él y justamente esa era la razón por lo que no le interesaba recibirlas de otro. Tal vez Mateo, por ser puto romanticón, tomaría esas actitudes como flechazos de amor. Lucas las consideraba huevadas. Le gustaba la prepotencia, la fuerza y la seguridad en la mirada, no unas sonrisas de caperusita roja.
- Si te hubiera dicho ‘hola’ no habría podido tocarte la muñeca. Por cierto, ¿querés tomar?
- ¿Tomar?, pero si no me soltás la mano, no podré tomar nada. - contestó Lucas soberbiamente.
Cuanto más chocante Jonathan resultaba, más le excitaba a Lucas seguir la conversación. Por lo que accedió sin problema a beber del vaso ofrecido. Teniendo el vaso en las manos, supo perfectamente qué debía poner toda su seducción y su ego al servicio de no quedar mal. No se perdonaría jamás si Jonathan, hasta ese momento un desconocido, se iría de allí con la última palabra.
- Podés tomar perfectamente con la otra mano, ¿o no? -dijo Jonathan sin intenciones de soltarlo
Lucas soltó una risa armada para demostrarle su superioridad. Que por más trago que le ofrecieran, él tenía el control de la situación. Decidió entonces, saborear ese trago de la forma más sensual posible. Con la mirada en ningún sitio y la lengua dando vueltas en el sorbete, bastó unos segundos para qué Jonathan dejara de sujetarle la muñeca. Lo que Lucas no consideró era que mientras tenía la atención en el vaso, no se dio cuenta que quedó prácticamente a la voluntad de Jonathan. Éste sin perder un instante, lo tomó por la cintura.
- Veo que te gustan los tragos. - susurró Jonathan al oído de Lucas
- Sí, son muy…. - Lucas no logró terminar la frase, ese comentario fue el necesario para que pudiese apartar el vaso de la boca.
Jonathan le dio un beso fuerte e impulsivo, exactamente con él era. No le interesaba el nombre ni tampoco le interesaba saber mucho de Lucas. Sólo sabía una cosa, lo calentaba demasiado. Por su parte, Lucas disfrutó el beso en una forma peculiar. No se sentía cómodo, por no haber sido él quien tuviera la delantera. El ritmo no lo ponía él, inclusive Lucas fue quien terminó contra la pared dejando a Jonathan con las manos libres. Era la primera vez que Lucas inconcientemente cedía la dirección de la marcha a otra persona. No se lo cedió a alguien tímido, lento y dubitativo sino a todo lo contrario. La mano en las caderas y el susurro al oído fueron la jota que necesitaba su termómetro para marcar la ebullición. Esos contactos tan cercanos hacían que Lucas se trasporte al paraíso. Desde la broma en el baño del Saint John, que no había vuelto a experimentar la excitante sensación de perder el control de la situación. De ver que las cosas no salieron cómo él esperaba. Por un lado hería su hombría, pero por el otro, su femineidad lo celebraba."


Fragmento de Las Protagonistas, capítulo 11

No hay comentarios: