QUERIDO LECTOR, TODOS LOS PERSONAJES QUE AQUÍ APARECEN SON FICTICIOS; LÉASE SALIDOS DE LA MENTE. CUALQUIER PARECIDO CON LA REALIDAD ES MERA COINCIDENCIA

sábado, 16 de mayo de 2009

Corta Locura, Alargada paranoia

Alargada paranoia

A Guillermo Augusto, las penetrantes lucecitas del automóvil no le permitían observar la carretera, la oscuridad lo desesperaba necesitado de arribar rápidamente a destino, a su morada.
Las obligaciones, los noticieros, todo el mundo empecinado en enloquecerlo. Tal vez aquel sujeto con facciones de forajido pensando robarle el automóvil o quizás esa mujerzuela detenida en la esquina quien deseando acercarse para pedirle monedas, no se podía confiar absolutamente en nadie ni en él mismo.
Paradójicamente, la paranoia no le atemorizaba porque preferir perder la cordura a ser robado nuevamente es asunto de locos, lo contrario es cosa de débiles.
Corta Locura
Ay Coco, Coco.
Noche, gente, ruido, robos.
Nada bien, todo mal.
Ni un arma podía cubrirlo ya.
Los autos de al lado estaban en su contra.
Más gente, ruidos , robos.
Un chico o una mujer en la esquina.
Cualquiera en la calle era capaz de todo.
Dispuesto a perder la cabeza pero su auto jamás, sólo deseaba llegar a casa y nada más. Nada más.

Patricio Subirol
Abril 2009

No hay comentarios: