QUERIDO LECTOR, TODOS LOS PERSONAJES QUE AQUÍ APARECEN SON FICTICIOS; LÉASE SALIDOS DE LA MENTE. CUALQUIER PARECIDO CON LA REALIDAD ES MERA COINCIDENCIA

jueves, 4 de septiembre de 2008

Estar a la altura de las circunstancias

Patricio hoy no estuvo a la altura de las circunstancias. Fue como que jamás se lo esperaba. No es que fue digamos qué bruto, qué grande, qué osado. Hace mucho tiempo ya que no es encarado en otro lugar que no sea un boliche. Fue gracioso aunque también cómico. Otra vez, la vida le demuestra a Patricio que las cosas suceden cuando uno menos se lo espera. Además en el lugar que menos se lo espera. Quizás en el momento que uno menos se lo espera es cuando más atractivo a los ojos de los demás es.
Lo cierto es que Patricio hoy fue a comprar ropa en realidad un regalo para un cumpleaños. No fue a ninguno de aquellos lugares de ropa de estereotipo (que por cierto le gustan mucho) en donde se puede llegar a suponer que orientación tienen los vendedores.
No. No nada de eso. Patricio fue a La Martina (chicos! atenti! sépanlo pero no le digan a Patricio que les dije sino me pega), aclaremos que por primera vez. Siempre hay una primera vez. En resumidas cuentas, lo que sucedió fue una insinuación por parte de quien estaba en ese momento en la caja. Patricio lo intuyó, pero como siempre le sucede, lo intuyó tarde (si si lo sé... pobrecito). No estuvo a la altura de las circunstancias.

A la pregunta descolgada del sujeto en cuestión: "¿Todo bien? ¡Qué lindos ojos!" Patricio solo atinó a decir "Ai gracias. Sí, todo en orden."
El vendedor que lo atendía al escuchar el incidente mirando la escena dijo: "Ei ei vos!? ¿Qué haces vos insinuando con mis clientes?"

Risas varias. Patricio recibe la tarjeta, el ticket, la bolsa. Con una sonrisa traviesa ante todo eso buscó el Mp3 y se fue.

2 comentarios:

squiel dijo...

Te re dormiste pato! :P

lucas daniel dijo...

yo me rio mucho leyendo el tuyo, mis felicitaciones!